Las suegras tóxicas en el postparto

Mira que no generan problemas las suegras…

Invaden nuestro espacio, creen saberlo todo, se meten donde nadie las llama… Es una preocupación frecuente de las madres que tarde o temprano acaba saliendo en alguna de las consultas de embarazo o postparto.

¿Son las suegras personas tóxicas?

Absolutamente no.

Las suegras tienen una fama horrible, a veces también los suegros. Pero más ellas (no olvidemos nuestra cultura patriarcal donde la suegra, la madrastra, la bruja, ect siempre son las malas del cuento).

¿De donde viene esta fama y por qué tan frecuentemente cumplen con el estereotipo marcado?

Cuatro causas principales:

  • Ellas son el lugar de proyección de nuestras partes no integradas (aquello de nosotras mismas que ni siquiera somos capaces de reconocer y por eso nos molesta tanto al verlas fuera)
  • Son el reflejo de nuestros problemas de relación en la pareja
  • Competitividad entre mujeres (regalito de nuestra cultura patriarcal)
  • Estilos de crianza muy diferentes

Veamos cada uno de estos puntos en detalle:


El espejo

Hay características de las personas que nos atraen, otras nos dejan indiferentes y otras que nos molestan especialmente. Cuando se trata de nuestra suegra, lo que molesta lleva un gran amplificador y se hace más evidente ese rechazo. Es mucho más fácil ver la paja en el ojo ajeno que en el propio. Te invito a que chequees cuánto de cada una de esas cosas que te enfadan de la suegra hay en ti. Sé que no es fácil este ejercicio, pero implica un gran crecimiento personal.


Los problemas de pareja

El enfado que proyectas hacia tu suegra es el enfado que sientes hacia tu pareja

  • Es tu pareja la persona que debe poner límites a sus padres y hacer respetar vuestras decisiones, porque tú no estás para eso en este momento. Si esto lo habláis durante el embarazo es más fácil que se cumpla. Muchas veces no dedicamos el tiempo necesario durante el embarazo a hablar en pareja de todas estas cuestiones, de cómo se va a gestionar, de hablar de nuestras necesidades, de las necesidades que tendrá el bebé y de lo que es importante para todos llegado el momento.

  • En el postparto vas a ver muchas facetas de tu pareja que tal vez desconocías. Pero es un momento tan vulnerable, en el que le/la vas a necesitar tantísimo que es más importante hacer equipo que enfadarnos entre nosotr@s. ¿Quien crees que recibirá esa ira y ese enfado? Pues si, la mujer “culpable” de no haber educado mejor a su hijo/hija (recuerda que sigue siendo una tarea de las mujeres…).


Rivalidad entre mujeres

Desde que somos pequeñas, la sociedad nos enseña a competir entre mujeres. Competir por la atención de un hombre (o mujer) es algo que se ve casi como “natural” y que de alguna forma lo llevamos a este triángulo suegra – pareja – nosotras.

Dentro de las familias, es frecuente que los roles estén alterados, que nuestros comportamientos no estén alineados con el papel que ocupamos en dicha familia. Cuando un nuevo miembro aterriza en ese árbol familiar, lo sacude todo, y de alguna manera saca a relucir aquello que no está en orden.

Algo que se debe hacer es chequear si tu pareja es pareja de verdad o si de alguna manera actúas como madre de tu pareja (ese puesto ya está cubierto por la madre que lo parió). De ser el caso, igual es mejor ordenar esto antes de que llegue otro hijo a tu vida.


Distintos estilos de crianza

Tu suegra (y también tu propia madre) fueron madres en una época muy distinta a la actual. La información con la que contaban era escasa y la poca que tenían era bastante distinta a la actual.

Ellas hicieron lo mejor que pudieron en las circunstancias y el conocimiento que tenían en aquel momento.

Cuando nosotras (nueras o hijas) nos convertimos en madres, todos los recuerdos de aquella época les vuelven y las remueven. Hay muchas heridas sin sanar, hubo muchas carencias de apoyo, información… muchas criaron guiadas por el consejo médico desconectadas de su intuición porque era lo que se consideraba el buen cuidado.

Y eso amiga mía, eso duele…

y cuando algo duele, lo que sale es esconderlo bajo la crítica hacia el estilo actual, eso que a ellas también les pedía su cuerpo: abrazar a sus bebés, darles el pecho, dormir pegaditos, sentir a sus compañeros cerca e involucrados en la crianza…

Y en esta situación… ¿sabes que recibe la suegra (y la madre también)?

Nuestra ira y enfado, la tensión del ambiente… porque hay cosas que aunque no se digan con palabras, se sienten.


No te estoy pidiendo que antepongas a tu suegra a ti ni mucho menos. El respeto hacia ti misma y tus necesidades en el postparto es esencial.

Sólo te invito a la empatía. A que veas a tu suegra como madre y mujer también. Que puedas hablar en pareja todo esto durante el embarazo porque luego será tarde (el postparto ya es intenso de por sí sin necesidad de añadir trabajos extra).

Cuando decidas abrir este melón con tu pareja, revisa el lenguaje que vas a utilizar. Nuestro enfado a menudo nos hace poner el foco en “ella”, en lo que “ella nos hace que no nos gusta”. Busca otra forma de expresarte, de una forma más asertiva, donde pongas el foco en ti misma “Yo necesito estar tranquila y a solas los tres, sin visitas los primeros días” vs “no quiero que tu madre se venga a entrometer”.

Si en la palabra atacamos lo que se va a generar es defensa y rechazo. Y de mi madre yo puede que diga algo malo, pero si lo dice otro igual salto.

Hay casos en que tu suegra tal vez no llegue a ser tu tribu y la mejor opción sea el ajustar los límites (recuerda que corresponde a tu pareja esta tarea). Pero hay muchos casos en que tu suegra puede formar parte activa de tu tribu de madres y tendrás otra madre aliada de la que nutrirte y en la que apoyarte si lo necesitas. Y de verdad, que cada apoyo es oro en la maternidad. Las suegras majas existen.


¿Te atreves a sanar tu relación con tu suegra o aún necesitas un tiempo ese lugar de proyección?

Ambas opciones están bien y son válidas.

Tan sólo recuerda, que tal vez algún día, tu también te convertirás en la suegra.

Comparte si te ha gustado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    • Información base sobre privacidad:

 

    • Responsable: Laura Álvarez Paz

 

    • Fin del tratamiento: Moderación de comentarios para evitar spam

 

    • Legitimación: Tu consentimiento

 

    • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal

 

    Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido

EL NIDO:

La guía que toda embarazada necesita

Lo que debes saber antes de que nazca tu bebé

Descarga el Ebook gratuito

Responsable: Laura Álvarez Paz Finalidad: suscripción a la newsletter. Legitimación: tu consentimiento. Destinatarios: Active Campaign. Duración: hasta anulación.

Ir arriba